Radiografía del consumidor en 2030

La tecnología en el ámbito de consumo ha evolucionado de forma radical en cuestión de 30 años.

Tanto es así que existen empresas como SBT que buscan implantar soluciones tecnológicas a los retailers. Todo con el objetivo de mejorar los beneficios y reducir las pérdidas.

También hay que deliberar sobre el papel del consumidor y su capacidad de toma de decisiones. En EAE Business School han hecho una predicción de cómo será el consumidor en 2030, en base a un estudio propio.

Análisis del consumidor 3.0

Más inteligente, más decisor

A grandes rasgos, según este estudio, se desprende que el consumidor en 2030 estará mucho más informado y tendrá más poder de decisión en la adquisición de productos.

Sí, más que ahora.

Es decir, tendrá más criterio e información. Y, aunque no sea así, siempre podrá acudir a un dispositivo que, de forma inmediata, le proporcione toda la información que necesita. Así, su compra será mucho más inteligente y selectiva.

A día de hoy, ya existe este tipo de consumidor en algunos entornos como el área de la electrónica o el software, donde el consumidor medio está bien informado de sus necesidades y exigencias.

De ahí que pueda ser interesante que las marcas no vean esto como un reto sino como una oportunidad. Es decir, preguntar a un grupo selecto de consumidores (early adopters heavy users) cómo quieren que se hagan las cosas, y en base a esto, seleccionar el camino a seguir en el desarrollo de productos.

Por otra parte hay que considerar que en algunos mercados emergentes existe una gran formación general por parte de la población, cosa que en generaciones anteriores no pasaba. Esta nivelación de los niveles educativos provoca que las marcas deban adoptarse al consumidor inteligente.

Más impulsivo

Paralelamente a la inteligencia en el proceso de compra, se desarrollará un sentimiento mucho más impulsivo en la adquisición de bienes y servicios.

El consumidor 3.0 de 2030 será mucho más impulsivo. En el estudio mencionado anteriormente dan 4 razones:

  • Mayor poder adquisitivo, lo que elimina ciertas barreras en la toma de decisiones.
  • Aumento de los estímulos publicitarios diarios que recibe.
  • Mejor apelación a las sensaciones y emociones de los productos.
  • Actualización constante de las modas.

Así, el proceso será hacer una compra por impulso y una justificación racional tras la compra, apelando a criterios objetivos pero a posteriori.

En este mismo respecto hay que mencionar que el consumidor se volverá más voluble e infiel a las marcas. Por tanto, buscará siempre lo que sea mejor para sí.

Por eso mismo, algunas tecnologías como el Big Data o la analítica en el punto de venta podrán redirigir la intención de compra hacia nuestro canal.

Más senior

En Europa, el envejecimiento de la población es un hecho. Por diversas causas, nos volveremos una población envejecida aunque con alto nivel de bienestar.

Esto implica que busquemos los métodos más cómodos para operar, incluso, con nuestros proveedores al por menor. Así las cosas, la compra online y los buscadores por voz se convertirán en dos de las herramientas más eficaces para el consumidor de 2030.

Aunque esto también puede suponer una ventaja para el retailer de a pie de calle. La integración y omnicanalidad en el Retail le puede proporcionar beneficios a su negocio, ya que puede jugar con la venta e información on y offline.

 

Radiografía del consumidor en 2030
4.7 (94.55%) 22 votos

Recent Posts

Leave a Comment