4 formas de hacer un showroom exitoso

La estrategia del showroom es una que están acometiendo muchas grandes firmas, sobre todo del sector moda y tecnológico. Gigantes como ZARA, Huawei o Amazon han visto el potencial que tiene un showroom exitoso en cualquier estrategia de negocio retail o al por menor.

Pero empecemos por el principio:

4 modos de conseguir un showroom exitoso

¿Qué es un showroom?

Como muchas cosas en el mundo del marketing y las ventas, se trata de un anglicismo que viene a significar exposición.

De hecho, lo que ahora hacen las grandes empresas de la moda o la tecnología lo llevan haciendo décadas los vendedores de sofás: tener una exposición (temporal o permanente) con una variedad de productos para que el cliente vea qué es lo que va a comprar.

Estas exposiciones o showroom tienen poco que ver con el concepto de showrooming, que viene siendo la táctica de mirar en tienda y comprar online.

Te puede interesar: Webrooming y showrooming: lo que no te han contado de estas tendencias.

Por supuesto las exposiciones pueden seguir varias estrategias y tener más de una intención. Lo normal es que se usen para mostrar los productos nuevos o de temporada a un público determinado.

También es habitual que los showroom se den cerca, tanto en el tiempo como en el espacio, de algún evento de renombre (una feria del sector, por ejemplo).

Las 4 técnicas para crear un showroom exitoso

Ahora bien, la creación de un showroom de éxito es una tarea compleja que depende de varios factores: el público objetivo, el sector, si se está realizando en un evento u ocasión especial…

Por eso mismo, hoy en SBT queremos mostrarte algunas técnicas que usan las empresas de éxito para meterse en el bosillo a sus clientes potenciales.

1. Qué necesita tu cliente potencial

En el caso de la clásica exposición de sofás, lo más probable es que tu cliente esté buscando uno que encaje 1) con el sitio que tenga en el salón y 2) con el color del resto de muebles.

Por eso mismo, cada vez más empresas se están sumando al método IKEA de introducir cintas métricas a disposición del cliente para que este perciba cómo de grande es ese sofá. Aunque, por cierto, IKEA va a abandonar esa práctica.

Por otro lado, también es común encontrarse con una tabla cerca del sofá donde se indique en qué variedades de color está el sofá y con qué otros tonos combina este.

El ejemplo de la tienda de sofás se puede exportarse a cualquier sector, siempre que se tenga muy en cuenta qué necesidades tiene nuestro cliente en el momento de entrar al showroom.

2. La experiencia de cliente, fundamental

Optimizar la experiencia del cliente es uno de los factores pendientes en la industria retail española. Eso tiene su parte buena, ya que si te pones las pilas, puedes destacar sobre el resto en atención y experiencia positiva.

¿Pero qué hacer en un showroom? Aquí es fundamental que muestres a los clientes potenciales las bondades de tus nuevos productos frente a aquellos que se han quedado anticuados.

Aunque el precio del producto de la temporada anterior pese mucho por el factor precio, siempre se puede vender la exclusividad de algo nuevo.

Aquí también entra en juego el uso de técnicas innovadoras que jueguen con la experiencia de compra y fomenten una experiencia de compra única. En SBT somos expertos en ese tipo de cuestiones, ya que aplicamos soluciones tecnológicas a la experiencia de compra.

3. El showroom café, la experiencia que gana adeptos

El showroom café no deja de ser la experiencia Fnac pero llevada al terreno de la exposición.

Sin presiones por parte del comercial ni nada, en el espacio el cliente potencial va simplemente a pasar el rato y tomarse algo mientras ve, lee o escucha algo agradable.

Puede ser una sesión de maquillaje (en caso de una perfumería-cosmética), una masterclass de cómo decorar una cocina o tener a mano un libro que ansíe leer.

Te interesa: Claves para implementar tu tienda de cosmética.

En una de estas exposiciones, lo que se valora es la experiencia del cliente mediante un largo funnel de conversión, no una compra directa (cosa que, por otra parte, no suele pasar salvo en la frutería).

4. Céntrate en los sentidos, estudia los datos

De cara al cliente, como hemos visto, tenemos que fomentar la experiencia, los sentidos, las sensaciones que transmite nuestra exposición, más que los elementos técnicos y puramente racionales (el precio, por ejemplo).

Sin embargo, para ti como empresa lo importante es conocer los resultados que se van obteniendo con el paso del tiempo.

En SBT conocemos esa necesidad. Por eso mismo, hemos desarrollado herramientas ideales para ello. Contamos con un sistema de analítica en el punto de venta que aporta todo lo que necesitas para tu showroom.

Este tiene capacidad de generar mapas de calor para conocer los puntos con mayor afluencia de tu exposición, y así optimizarla. También, en caso que sea necesario, contamos con un método de gestión de colas para que tu personal pueda adaptar su rendimiento y capacidad en el medio plazo.

Si quieres unirte al retail del siglo XXI, siempre puedes contar con SBT como proveedor tecnológico.

4 formas de hacer un showroom exitoso
4.7 (94.55%) 22 votos

Recent Posts

Leave a Comment