Webrooming, showrooming: lo que no te han contado de estas tendencias

Webrooming y Showrooming: dos fenómenos unidos y separados como buenos antónimos. Claro está, no existiría el uno sin el otro, y ambos son muy a tener en cuenta si queremos abrir o mejorar nuestra tienda de Retail.

Prácticamente cualquier propietario de tienda se echa a temblar cuando escucha la expresión comercio electrónico. Y ya ni hablemos si le mostramos alguna gráfica del auge que está teniendo esta forma de comprar.

Sin embargo, llega para quedarse una forma híbrida de hacerlo. Bueno, mejor dicho, dos, el Webrooming y el Showrooming.

Webrooming y Showrooming: tendencias llamadas a cambiar el sistema

¿Qué es el Showrooming?

El Showrooming es la tendencia que, a principios de siglo, todos pensaban que iba a seguir el eCommerce. La idea es bien sencilla: el consumidor iba a la tienda. Tocaba, veía, preguntaba por el producto pero no lo compraba.

Al llegar a casa, se iba a la web del retailer (o de un macroproveedor) para buscar el mejor precio. Es decir, en el Showrooming la tienda sirve como mero expositor de productos. En definitva, en este método el consumidor ve el producto en la tienda y lo compra en Internet.

Una tienda donde no puedes comprar, made in Zara

A principios de 2018 saltó la noticia: Zara abrió en Londres una tienda nueva. No parecía gran cosa, ya que el gigante textil sigue en expansión. Sin embargo, hay algo que llama poderosamente la atención: no puedes comprar nada allí.

Esta tienda, sita en Stratford, está dedicada al 100% al comercio electrónico. Es decir, vas a mirar su pequeña selección de ropa de la marca (no cabe mucha, es un local de 200 metros cuadrados) y la compras por Internet allí mismo.

La tienda funciona como una especie de punto de delivery, ya que puedes recoger allí tus pedidos en el mismo día. Un punto interesante es que usa la tecnología de espejo mágico como la que tenemos en SBT, un adelanto gigante en la experiencia de compra.

Con esto, Zara se ha ganado un minipunto en innovación y ha establecido un modelo novedoso, ya que en el local se han incluido tablets y demás dispositivos para solicitar los productos. Con esta estrategia se gana generar una especie de cliente cautivo, ya que la toma de decisiones se produce de una forma mucho más ágil, al contar con la tecnología para pedir inmediatamente el producto.

¿Qué es el Webrooming?

El Weborooming es un comportamiento del consumidor basado en su actitud de cara a la compra de un producto. Con este método, el usuario online busca un producto, comparando en varios proveedores, etc. y decide optar por uno de ellos.

Una vez hecho este paso, va a la tienda y lo compra allí. Esto le presenta una serie de ventajas como la garantía de que está comprando realmente ese producto o que tiene el respaldo del personal de la tienda.

Mirar en web y comprar en tienda: esa es la esencia del Webrooming. Claro está, una tienda física tendrá siempre algo que los Amazon o Aliexpress de turno no podrán ofrecer: la confianza real de que estás comprando lo que quieres.

Un vestido de verde aguamarina, el móvil que estabas esperando desde que lo presentaron… ver, tocar y preguntar de tú a tú sigue siendo el valor añadido que más vende.

El potencial del Weborooming que Waltmart ha sabido aprovechar

Waltmart es una de las grandes empresas retailers de EEUU. En sus estrategias para innovar (pues los grandes almacenes se están quedando obsoletos en el país), decidió apostar por el aprovechamiento del Webrooming.

Sabiendo la frecuencia con la que los estadounidenses usan sus móviles para informarse sobre sus productos y alternativas, crearon una estrategia de balizamiento mediante Wi-Fi. Mediante esta, conseguían que la aplicación de Waltmart lanzase impactos a los usuarios que estuvieran dentro de la tienda.

Al ser una empresa con tiendas gigantescas, el sistema puede detectar en qué sección está el usuario y mandarle una oferta, o información sobre los productos si lleva mucho tiempo parado.

Las oportunidades que presenta esta estrategia son claras: una mayor comunicación con el cliente y la generación de un impulso de compra. Así, se le incita a que compre X producto con el cupón de oferta que ha recibido en su teléfono.

No hay que temer a Internet

Dicho todo lo anterior, una cosa está clara: a Internet no hay que tenerle miedo. Si somos una tienda tradicional, eso sí, es una idea genial contar con una tienda online o una web para informar de nuestros productos, aunque no los vendamos por ahí.

El presente y futuro del Retail pasa por la omnicanalidad del mismo. Por eso mismo, hay que apostar por la presencia en varios sitios para potenciar el Showrooming o el Webrooming. La idea, al fin y al cabo, es que nos acaben comprando a nosotros.

En cualquiera de los dos casos, la ventaja es que el consumidor pasará por la tienda en un momento dado. Una forma de potenciar la compra en el punto de venta físico es ofrecer la mejor experiencia de compra posible.

Una atención al cliente eficaz, el mejor equipo comercial, una tienda consumer-friendly o innovaciones tecnológicas como el ya mencionado espejo mágico, generan esa confianza offline que potencian la compra en tu tienda.

Si lo que quieres son soluciones tecnológicas e innovadoras en el sector para tu tienda Retail, puedes confiar en el equipo de SBT. Nos encargamos de darte las herramientas más avanzadas para ofrecer una experiencia de compra especial y única.

Si necesitas más información, solo tienes que contactar con nosotros y te daremos un plan personalizado. Llámanos al 910 05 93 36 o contáctanos en nuestro formulario para que te proporcionemos la solución que necesitas.

Webrooming, showrooming: lo que no te han contado de estas tendencias
4.8 (95%) 8 votos

Entradas Recientes